Mindfulness y tu experiencia con el dolor

Mindfulness y tu experiencia con el dolor

Con el dolor tenemos la tendencia de evitarlo o rechazarlo

Mindfulness propone por más doloroso que sea, prestar atención a la totalidad de tu experiencia. De este modo podrás cambiar la relación con el dolor.

No es necesario para empezar a practicar mindfulness que los médicos concluyan tu tratamiento.

Primero describiremos el dolor, te has preguntado ¿qué es el dolor?

René Descartes en el siglo XVII expuso la teoría de “tirar de la cuerda”. El tejido dañado en el cuerpo provoca en el cerebro una sensación de dolor.

Hacia la mitad del siglo pasado se empezó a exponer que el dolor incluye la totalidad de la persona, el cuerpo y la mente.

Actualmente los especialistas que forman la Asociación para el estudio del dolor (IASP) International Asociation for the Study of Pain, define el dolor como

“una experiencia sensorial y emocional desagradable asociada a una lesión tisular real o potencial o que se describe en términos de tal daño”

Según Vidyamala Burch autora del libro “Vivir bien con el dolor y la enfermedad”

El dolor es una experiencia profundamente personal con muchas variables que afectan a la experiencia del dolor, emociones, creencias, cultura. Gracias Mindfulness y tu experiencia con el dolor puedes saber la:

Diferencia entre dolor agudo y crónico

Dolor agudo es el que experimentas después de una lesión, golpe, dolor de estómago por una mala comida o dolor de cabeza por resaca.

El cuerpo recibe la alarma de que requiere atención en la zona que se produce el dolor.

Suele desaparecer en horas, semanas o en el caso de tejidos lesionados unos seis meses.

Dolor crónico. Es el dolor persistente o dolor a largo plazo, dolor que dura más de tres meses o incluso años y décadas.

Su verdadero significado es “duradero”.

También está el dolor neuropático. Los médicos creen que el sistema nervioso responde a la experiencia dolorosa aumentando su capacidad para procesar señales de dolor.

Hay veces que asume la sensación de descarga eléctrica o una percepción corporal distorsionada.

Lo importante es que el dolor neuropático es real y puede resultar demoledor.

Teoría actual sobre el dolor y practicar Mindfulness y tu experiencia con el dolor

En la década de los 60 Patrick Wall (Neurocientifico especializado en el estudio del dolor) junto con su colaborador Ronal Melzack, propusieron la “teoría de la compuerta”

Sugerían que la existencia de las articulaciones nerviosas, médula espinal y centros de cerebrales destinados al dolor, son como una especie de compuertas.

Para que uno experimente dolor, estas compuertas deben estar abiertas, esto es lo que sucede en una persona sana cuando se ve lesionada.

Cuando la curación se completa en una persona sana las compuestas se cierran atenuando o desapareciendo el dolor.

Las personas con dolor crónico suelen gestionar adecuadamente su dolor, aunque un aumento inesperado de dolor se siente mucho peor al miedo provocado por un nuevo daño.

Si el cerebro esta predispuesto a detectar dolor o daño mantiene las compuertas abiertas para que el cerebro no se pierda nada.

Las tensiones, dolor y ansiedad puede propiciar que el cerebro tenga estas compuertas abiertas y ser más sensible al dolor.

Muchos investigadores están buscando formas para personas que viven con dolor crónico puedan cerrar estas compuertas.

La práctica de mindfulness puede ser una forma de lograr cerrar las compuertas porque tranquiliza el sistema mental, físico, emocional y nervioso, permitiendo recuperar el equilibrio.

Trabajar con el dolor y practicar Mindfulness y tu experiencia con el dolor

El dolor va acompañado de emociones y cada dolor es único.

La conciencia de lo complejidad del dolor, esta indicando a los médicos que su tratamiento debe implicar la totalidad de la experiencia.

De cómo la persona se enfrenta a la gestión del dolor dependiendo de sus factores biológicos, psicológicos y sociales.

Esto ha llevado a crear cursos intensivos que se llevan en hospitales, que proporcionan ayuda a que la persona pueda de diversos modos gestionar su dolor.

A esta modalidad pertenece el programa de gestión del dolor basado en mindfulness, que combina la visión científica del dolor con la comprensión proporcionada por mindfulness y la meditación de la naturaleza de la experiencia.

Las practicas de mindfulness tiene sus raíces en el budismo, estas prácticas aumentan la compresión científica de las muchas formas de aprender a responder constructivamente al dolor.

Desde estas enseñanzas milenarias voy a compartir la historia de las “Dos flechas” Según el Buda.

“El sufrimiento constituye una parte esencial de la experiencia humana”

Aunque nadie quiera sufrir, todo el mundo experimenta el sufrimiento, el Buda sugiere más que empeñarse en eliminar o evitar el sufrimiento, convertirse en una persona sabia y que aprenda a cambiar su relación con el dolor.

Cuando alguien le pregunto al Buda por la diferencia al dolor de una persona sabia y personas ordinaria, apelo a la metáfora de las dos flechas:

“Cuando una personas ordinaria experimenta una sensación corporal dolorosa se preocupa, se angustia y se siente afligida. Entoncessiente dos tipos de dolor, el dolor físico y el sufrimiento mental. Es como si se viera atravesada por una flecha e, inmediatamente después, por una segunda y experimentase el dolor de ambas”

Dolor

En este cuadro de Frida Kahlo se ven representadas las flechas de dolor, iniciada con una primera flecha de dolor primario (Enfermedad, divorcio, muerte de un ser querido) y añadiéndole con nuestro pensamiento las segundas flechas o dolor secundario (Tristeza, baja autoestima, distracciones, evadirse)

Te compartiré como he vivido yo mis dos flechas practicando Mindfulness y tu experiencia con el dolor

Mi dolor es emocional, soy divorciado, el dolor de la separación y no ver a mis hijas habitualmente me producía nostalgia y mucho dolor, muchas lágrimas, la primera flecha. Le añadía sensaciones de tristeza y baja autoestima llegando a una depresión.

En realidad generaba un sin número de segundas flechas añadiéndole más sufrimiento al dolor inicial de la separación y ocurría como el Buda dice lo siguiente:

“Después de haber sido tocado por una sensación dolorosa, la persona se resiste al dolor. Desarrolla aversión hacia el dolor y su mente acaba obsesionándose por esa tendencia subyacente de resistencia y resentimiento hacia la sensación dolorosa”

Parece ser que las personas nos empeñamos en crear la segunda flecha en el empeño de alejarnos de la primera el dolor físico o emocional.

Según Vidyamala Burch creadora de los cursos de Respira Vida Breathworks para la gestión del dolor, la resistencia al dolor es la causa fundamental del sufrimiento y la angustia.

El Buda explica el comportamiento provocado por la resistencia al dolor

“Tocada por la sensación dolorosa, la persona ordinaria se empeña compulsivamente en distraerse, a menudo a través de la búsqueda del placer. ¿Por qué? Porque no conoce otra forma de escapar de esa sensación dolorosa. Así es como la mente acaba obsesionada porla tendencia subyacente al deseo de distraerse”

Como me he distraído yo de mi dolor. 

Hubo un tiempo en me quede paralizado, solo tele e internet, ir muchas veces a la nevera y pensar en mi baja autoestima una y otra vez.

La resistencia a ver lo que ocurría en mi vida me hacia no tomar ninguna acción. Solo hacia que llorar y llorar, un día y otro día y así durante unos cinco meses.

Mi resistencia a enfrentarme al dolor era encerrarme.

Gracias a practicar Mindfulness y tu experiencia con el dolor me he hecho mas consciente de mi dolor

Vidayamala Burch, comenta sobre las resistencias

“Si prestas atención a tu experiencia, no tardarás en descubrir las versiones preferidas de distracción compulsiva en que incurres cuando tratas de alejarte de tus sentimientos: desde “placeres” como el tabaco, el chocolate, las drogas psicoactivas, el alcohol y las compras, hasta otras actividades más sutiles, como discutir o comprometerse obsesivamente en actividades de limpieza o aseo”

Mindfulness propone una vida atenta y consciente, la distracción atenta y consciente consiste en vaciar tu mente de cosas y puede, cuando uno se halla en dolor, ser una estrategia muy interesante.

Los hábitos compulsivos de evitación son muy estresantes, como dice el Buda

“Desbordada y sometida a dolor (a través de la resistencia y la distracción compulsiva) la persona ordinaria se ve enfrentada al sufrimiento y al estrés”

La batalla con el dolor, vivida a través de la resistencia, la aversión y la obsesión, genera sufrimiento y estrés.

Hay cuatro puntos de la relación con el dolor.

  1. Aparece la experiencia del dolor, sensaciones desagradables básicas, la primera flecha o sufrimiento primario
  2. Respuesta cargada de aversión, resistencia y resentimiento al sufrimiento
  3. Tratar de escapar del sufrimiento recurriendo a estrategias compulsivas de distracción y evitación
  4. Estos intentos de escapar al dolor, desembocan en un estado perturbado hasta que te ves encadenado al sufrimiento y el estrés, llegando a obsesionarte, generando la segunda flecha o sufrimiento secundario.

Dos tendencias: Bloqueo y desbordamiento, las cuales se comentan en los cursos de Mindfulness y tu experiencia con el dolor

Vidayamala Burch en conversaciones con personas que experimentan el dolor crónico y en su propia experiencia apuntan a estas dos tendencias recurrentes de resistencia.

Bloqueo: Resistencia y evitación.

Cuando el dolor irrumpe en tu experiencia te esfuerzas en bloquear compulsivamente el dolor, te ves impulsado a apelar a tus “drogas” preferidas de distracción

Desbordamiento y obsesión

También puedes sentirte preocupado y desbordado por el dolor, como si toda tu experiencia se limitase al dolor, pudiendo sentirte agotado, deprimido y con dificultades para funcionar.

La sensación de verte desbordado por el dolor es una forma de resistencia, pero se deriva del deseo de no sentir lo que estas sintiendo.

La pauta de todo tipo de estrategias para evitarlo, para bloquearlo, es una reacción que tiene un coste, puede ser muy agotadora y acaba consumiendo tu capacidad de seguir huyendo.

Entrando en un ciclo de dolor, bloqueo, desbordamiento, agotamiento, colapso.

Estos ciclo puedes cortos de horas o largos de días y semanas.

Perdiendo la perspectiva de que hay más cosas en la vida, no solo el dolor.

Según el Buda existe una respuesta alternativa a las sensaciones corporales dolorosas, la respuesta de la persona sabia.

“Cuando una persona sabia experimenta sensaciones corporales dolorosas, no se preocupa ni se angustia ni se siente inquieta. Esta persona experimenta el dolor físico, pero no sufrimiento mental. Es como si se viese atravesada por una flecha, pero no por una segunda, de modo que solo experimenta el dolor de aquella”

El sufrimiento es parte de la condición humana, incluso las personas sabias lo experimentan.

La falta de aceptación puede producir más dolor que el propio dolor físico o emocional.

Prestando atención a la experiencia tal cual es, sin bloquearla ni desbordarnos por ella, aceptando el sufrimiento primario y evitando el sufrimiento secundario, actuando como la persona sabia “discerniendo y entendiendo” con son sus sentimientos en el momento presente.

Mindfulness te ayuda a tener una conciencia estable, tranquila, amable y precisa para advertir los diferentes aspectos de la experiencia.

Prestar atención a una experiencia dolorosa, nos permite investigarla y explorarla viéndola tal y como es, en lugar de imaginarla como es.

Puedes hacer descubrimientos sorprendentes, como descubrir, que las sensaciones que identificar como “mi dolor” están cambiando continuamente y también puede haber sensaciones o sentimientos placenteros.

También puedes sentir irritabilidad, frustración o molestia al advertir las sensaciones dolorosas y ser consciente de las fantasías de huida.

Si puedes descubrir esa resistencia antes de que te desborde, tendrás la oportunidad de relajarte en una conciencia más amplia.

 

LA CLAVE de Mindfulness y tu experiencia con el dolor

Consiste en dejar, con una conciencia abierta y receptiva, que los sentimientos afloren y pasen, instante tras instante.

Esto abre un momento de elección, proporcionándote una oportunidad de convertir cada momento en un nuevo inicio, un punto de libertad para vivir de modo alegre, confiado y creativo.

Romper el ciclo

Cuando te descubras en un extremo del ciclo, bloqueo o desbordamiento puedes decidir comportante de manera diferente.

  • Si estas bloqueado, aflojar la resistencia
  • Si estas desbordado, ampliar tu perspectiva hasta abarcar elementos distintos al dolor.

Con la práctica se abrirá la posibilidad de experimentar sensaciones de creatividad y libertad en medio de la vida cotidiana.

Aceptación

Cambiar la relación con el dolor puede ser para las personas que padecer dolor crónico la mejor de las medicinas.

Estar atrapado en la batalla del dolor puede ser agotador, pero renunciar a la resistencia y aprender a permanecer con lo que realmente esta ocurriendo puede suponer una liberación.

Referencia. AUTOR: VIDYAMALA BURCH, J. eds, 2014. Vivir bien con e dolor y la enfermedad. 1ed. Barcelona. España. Editorial Kairos, nos ha hablado de Mindfulness y tu experiencia con el dolor

Imágenes: Flickr cuadro de Frida Kahlo

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.