Mindfulness una válvula de escape

Nuestros pensamientos van y vienen a raudales, los tenemos a todas horas, en algunos momentos del día aparecen en miles, nos vemos envueltos en ellos sin darnos cuenta, parece que nos arrastren, que nos tiren de nosotros, que nos sintamos como una olla a presión.

Si además alguno de nuestros pensamientos tiene carga emocional, entonces podemos quedarnos atrapados, horas, días, semanas e incluso años, hasta pueden hacernos sufrir este tipo de pensamientos.

A una situación concreta, la cantidad de pensamientos que le añadimos puede ser tan abrumadora que podemos necesitar, mindfulness una válvula de escape, porque podemos llegar a sentirnos exhaustos, agotados de tantos pensamientos.

El equivalente es, Mindfulness una válvula de escape de la olla a presión de los pensamientos.

Mindfulness tiene dos procesos en los cuales se basa la practica, la atención plena al momento presente y la meditación.

1 -Atención plena

Con la atención plena entrenamos a la mente a ser más domable, el aprender a estar atentos a lo que sucede, a vivir la experiencia del momento tal y como es, a vivir en el ahora, a dejar de ir al futuro o pasado.

Si nuestra actividad mental va a sus anchas la mayor parte del día, no tenemos la capacidad de gestionar y podemos llegar a tener tantos pensamientos que nos sintamos como una olla a presión en nuestra cabeza.

Al darnos cuenta de que estamos pensando en este momento, actuamos como si fuera la válvula de escape de nuestros pensamientos al decidir sobre ellos y dejarlos pasar o prestarles atención de una manera consciente.

Al gestionar nuestros propios pensamientos, no se acumularán, especialmente los que tienen carga emocional, evitando así situaciones dolorosas y una manera de gestionar los pensamientos es al darnos cuenta de ellos y al mismo tiempo que nos damos cuenta aplicamos amabilidad hacia ese pensamiento o sensación.

Gracias a cultivar la amabilidad que es uno de los principios de mindfulness, la chispa que puede encender un pensamiento y aplicar amabilidad hacia nosotros o la causa del pensamiento, puede que no acabe en fuego.

2 – Meditación

La meditación ayuda a observar los pensamientos y a ser conscientes de la cantidad que tenemos, al meditar es cuando surge la frase “no se meditar”, porque en ese momento observamos que incluso tenemos más pensamientos de los que creemos y pensamos que no sabemos meditar.

Al meditar habitualmente nos vamos dando cuenta de que nuestra mentes esta más calmada y tenemos más claridad de pensamiento y aprendemos a no aferrarnos a los pensamientos,

La practica de la meditación nos sirve para saber estar atentos a nuestros pensamientos fuera de la meditación, es decir en el día a día y siendo mindfulness una válvula de escape.

La pareja atención plena y meditación es una buena pareja, la atención plena a los pensamientos ayuda a meditar mejor y la meditación ayuda a una mejor atención plena, esta combinación convierte a la persona a tener un estilo de vida mindfulness, un estilo de vida en que la atención plena es vivir a momento a momento el presente.

Permitiendo vivir la experiencias tal y como surge, sin perderse los detalles de la misma, dejando de ir en piloto automático.

Este artículo surgió de estar hablando con Pedro Garcia tomando un refresco y practicando mindfulness.

He creado cursos de mindfulness online gratis, con estos cursos podrás practicar mindfulness y beneficiarte.

Pulsando en la foto o en este enlace, te podrás inscribirte en cada curso gratuitamente.

Cursos Online Gratis Mindfulness

Captura de pantalla 2016-04-01 16.12.26

Imágenes. freedigitalphotos

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.