Mindfulness Escuchar los mensajes de nuestro cuerpo

Mindfulness Escuchar los mensajes de nuestro cuerpo

Escuchar los mensajes que nuestro cuerpo nos dice

Nuestro cuerpo nos habla a través de los síntomas, es su manera de decirnos que algo anda mal.

Hay una tendencia a suprimirlos a ignorarlos, los ignoramos con nuestra mente o si no podemos con la mente, con medicamentos.

Al ignorarlos o suprimirlos lo que hacemos es agravar estos síntomas y puede convertirse en un problema mas serio.

También ocurre algo muy importante, al actuar así no aprendemos a escuchar nuestro cuerpo, ni a confiar en él.

En nuestros cursos de mindfulness para la salud, las personas vienen con sus molestias corporales y algunos con síntomas desde hace mucho tiempo.

El hecho de aprender, de entrenarse a estar atentos al cuerpo y a los pensamientos al cabo de 8 semanas, ha hecho que disminuyan o desaparezcan las tensiones o la intensidad de los  síntomas.

Al realizar meditaciones guidas sobre el recorrido del cuerpo, aprendemos a poner conciencia en las diferentes partes del cuerpo, hasta ser capaces de hacer un escáner corporal con la mente muy rápido.

Por ejemplo vas andando por la calle, pensando en tus cosas, seguro que no te das cuenta de algún tipo de tensión que puedas tener, posiblemente en los hombros o en la espalda.

Atención al cuerpo es una de las practicas de Mindfulness Escuchar los mensajes de nuestro cuerpo.

Si estas entrenado a prestar atención al cuerpo, te darás cuenta de la tensión y puedes aflojar esa parte del cuerpo a nivel físico, a nivel mental pon intención de amabilidad hacia ti, e iniciar un proceso de compasión hacia ti.

El beneficio que obtienes es dejar de acumular tensión en esa zona, si no te das cuenta de la tensión, un buen día esa tensión a pasado a ser dolor y quizás tengas que tomar medicamentos, entrando en un ciclo de ignorar o rechazar la molestia sin prestar atención a que nos quiere decir nuestro cuerpo.

Una de las enseñanzas del curso es ver lo agradable, lo que esta bien dentro en nosotros, a ver diferentes aspectos agradables de nosotros mismos.

Una vez que aprendemos a ver la posible tensión en nuestro cuerpo, en lugar de centrarnos en como ignorarla, nos centramos en aspectos agradables de nuestra experiencia, sintonizando con la experiencia, permitiéndonos enfrentarnos a nuestros problemas, siendo íntegros y vernos como somos ahora.

Es lo que llamaríamos un atención sabia hacia nuestro cuerpo.

En el caso de tener una enfermedad crónica es posible que nos mostremos preocupados por la misma, prestando una gran atención a los síntomas, dejando de lado la atención sabia, que es la que nos puede ayudar a vivir la experiencia del dolor crónico desde un lugar más amplio, donde cabe lo desagradable y lo agradable.

La atención plena o mindfulness es el aceptarnos tal y como somos en este momento, con síntoma o sin ellos, sin rechazar lo que esta ocurriendo, requiere de una gran valentía el estar atento a nuestros sintomas, una forma es acercarse poco a poco, gradualmente.

Hoy le prestamos 5 segundos de atención a la molestia y mañana 8 segundos el siguiente 15 segundos y así hasta tener una mayor conciencia de nosotros.

Al realizar la atención sabia también nos damos cuenta de nuestros sentimientos, de cómo son, de ira, de rechazo o de miedo. Estos sentimientos forman parte de nuestra experiencia, podemos dejar que nos atrapen o ser conscientes, por experiencia te puedo decir que si estoy atento a mis sentimientos me duran menos, me atrapan menos.

Buena salud es una de las practicas de Mindfulness Escuchar los mensajes de nuestro cuerpo

Para llegar a una buena salud debemos partir desde donde estamos ahora, desde nuestros síntomas actuales, aceptarlos como son, nos ayudará a tomar decisiones, sobre si los ignoramos o los tratamos de una manera consciente.

En realidad debemos agradecer a nuestro cuerpo su sabiduría porque nos esta indicando a través de los síntomas algún mensaje.

Si lo escuchamos podemos tener algún tipo de intuición de cómo solucionar este síntoma, si lo rechazamos estará ahí, cada vez más fuerte hasta que lo escuchemos.

La próxima vez que tengas un dolor de cabeza, dedícale unos segundos y pregúntale ¿Por qué me dueles? Quizás tu sabio cuerpo también te responda y te des cuenta realmente del motivo del dolor.

Quizás haya pensamientos o sentimientos que te estén produciendo ese dolor y en lugar de centrarte en ellos, puedes dejarlos ir, pensando que las cosas tal y como vienen se van y nada es permanente.

No somos los síntomas es lo que somos conscientes al practicar Mindfulness Escuchar los mensajes de nuestro cuerpo

No somos el dolor de cabeza o un resfriado, cuando decimos “tengo dolor de cabeza” o “Estoy resfriado” estamos identificándonos con nuestro yo.

Deberíamos ver el síntoma del dolor de cabeza o resfriado como un proceso que va cambiando, una experiencia de este momento, contemplar como se desarrolla, sin pensar que somos el síntoma.

Si aprendemos a escuchar a nuestro cuerpo, podemos evitar llegar a extremos de enfermedades graves.

La mayoría de las veces nos quiere decir, para, descansa un poco, préstate atención a ti mismo y practica Mindfulness Escuchar los mensajes de nuestro cuerpo.

Referencia. Jon Kabat Zinn “Vivir con plenitud las crisis”

Imágenes. freedigitalphotos

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.