Estrés Impacto en la salud

Existe evidencia científica suficiente sobre el Estrés Impacto en la salud, en cuanto al impacto negativo del estrés crónico sobre el sistema nervioso, sistema endocrino y sistema inmune; siendo un factor importante en la etiología de un extenso número de enfermedades.

El concepto del estrés ha evolucionado significativamente desde que Cannon y Selye iniciaran sus estudios en esta área de trabajo.

Actualmente, nuestra atención esta centrada en el rol de los mediadores y moduladores del estrés, y como estos factores pueden promover un adecuado proceso de adaptación por parte del individuo.

Son de particular importancia los conceptos de estrés percibido y distrés emocional para el entendimiento del Estrés Impacto en la salud del individuo.

Estrés Impacto en la salud.

Existen tres fases en la evolución del estrés:

Fase de alarma o huida

El cuerpo se prepara para producir el máximo de energía, con los consecuentes cambios químicos.

El cerebro, entonces, envía señales que activan la secreción de hormonas, que mediante una reacción en cadena provocan diferentes reacciones en el organismo, como tensión muscular, agudización de los sentidos, aumento en la frecuencia e intensidad de los latidos del corazón, elevación del flujo sanguíneo, incremento del nivel de insulina para que el cuerpo metabolice más energía…

Fase de adaptación

También llamada de resistencia, que es cuando se mantiene la situación de alerta, sin que exista relajación.

El organismo intenta retornar a su estado normal, y se vuelve a producir una nueva respuesta fisiológica, manteniendo las hormonas en situación de alerta permanente.

Fase de agotamiento

Sucede cuando el estrés se convierte en crónico, y se mantiene durante un período de tiempo que varía en función de cada individuo.

Esta fase provoca debilidad, se descansa mal, aparece sensación de angustia y deseo de huida.

En condiciones apropiadas, y a corto plazo, los cambios provocados resultan beneficiosos, como por ejemplo durante un incendio, o el ataque de un animal. Algunas personas llegan a desarrollar, en situaciones de peligro, habilidades que no podrían haber imaginado. Los síntomas del estrés desaparecen cuando el episodio concluye.

Estrés Impacto en la salud

Diagnóstico de los niveles de estrés

Existen unos parámetros que determinan el nivel de estrés en el que se encuentra una persona que determinan el Estrés Impacto en la salud;

Nivel cognitivo: la persona presenta inseguridad y tiene problemas para concentrarse; no encuentra solución a sus problemas por pequeños que sean, y tiene la sensación de haber perdido la memoria.

Nivel fisiológico: el estrés se puede presentar mediante síntomas físicos como dolores de cabeza, tensión muscular, alteraciones del sueño, fatiga, enfermedades de la piel. El individuo se siente mal, acude al médico, pero sus resultados son normales.

Nivel motor: la persona tiende a realizar acciones no habituales como llorar, comer compulsivamente, fumar más de lo normal, aparecen tics nerviosos, etc. En definitiva, la persona siente deseos de huir para evitar la situación de estrés.

Los síntomas de estrés más frecuentes son:

Emociones: depresión o ansiedad, irritabilidad, miedo, nerviosismo, confusión, fluctuaciones del estado de ánimo, etcétera.

Pensamientos: excesivo temor al fracaso, excesiva autocrítica, olvidos, dificultad para concentrarse y tomar decisiones, pensamientos repetitivos…

Conductas: risa nerviosa, trato brusco hacia los demás, incremento del consumo de tabaco, alcohol y otras drogas, aumento o disminución del apetito, llantos, rechinar los dientes o apretar las mandíbulas, etcétera.

Cambios físicos: tensión muscular, manos frías o sudorosas, insomnio, dolores de cabeza, fatiga, problemas de espalda o cuello, indigestión, respiración agitada, perturbaciones en el sueño, sarpullidos, disfunción sexual, etcétera.

El avance científico en el campo de la psiconeuroinmunoendocrinología ha facilitado un nuevo entendimiento acerca de la importancia del ambiente social y estilos de vida como factores mediadores del impacto negativo en la salud física y mental del individuo.

Esta claramente establecido que este impacto negativo propicia el desarrollo de un significativo número de enfermedades de carácter sistémico como por ejemplo, la inflamación crónica, la artritis reumatoide, fibromialgia, fatiga de las glándulas suprarrenales, enfermedades cardiovasculares, hipertensión, diabetes tipo 2, obesidad, síndrome metabólico, asma, cáncer, depresión, y otras enfermedades inmunosupresoras.

El deterioro en la salud es el resultado del proceso permanente de comunicación multidireccional a través del cerebro (estrés percibido), sistema nervioso autónomo, el sistema endocrino, y el sistema inmune (Taub, 2008).

Estudios realizado en Harvard y otras universidades en el ámbito de la psicología, la neurociencia y la gestión empresarial, han demostrados los siguientes beneficios ayudando a mejorar el Estrés Impacto en la salud

Mejora la gestión del estrés y de la ansiedad cambiando la percepción que tiene la persona sobre el hecho que le ha desencadenado ese estado sin tener que cambiar o controlar la realidad.

Aumenta nuestra capacidad de dirigir la atención, mejora la concentración en aquello que estemos realizando, desarrolla la memoria así como la flexibilidad mental necesaria para tomar decisiones o responder ante situaciones inesperadas.

Incrementa el nivel de inteligencia emocional entendido como la capacidad para reconocer nuestros sentimientos y los sentimientos de los demás así como el conocimiento para manejarlos, desarrollando habilidades como el autoconocimiento, autocontrol, automatización, empatía y sociabilidad.

Incide en el bienestar físico y psicológico ya que aumenta la resistencia inmunológica, incrementa el grosor del neocórtex frontal izquierdo, la zona del cerebro asociada con el bienestar y la felicidad, tiene efectos positivos sobre la hipertensión, el dolor crónico o sobre los comportamientos adictivos.

Dada los múltiples beneficios, hay pocas razones para no realizar un entrenamiento en mindfulness

Con mindfulness para la salud, podemos identificar los procesos de estrés

y utilizar las herramientas que tan buenos resultados están dando en todos los ámbitos donde se produce estrés, en el laboral, familiar, de salud y en el educativo.

Las prácticas de tipo mindfulness tienen también la capacidad de mejorar la toma de decisiones, aclarar la mente, facilitar la regulación emocional, y organizar mejor las prioridades del individuo y disminuir el Estrés Impacto en la salud.

En mindfulness para la salud realizamos cursos de mindfulness para el estrés de 8 semanas.

Según la investigación publicada en 2013 en la revista Health Psychology, la atención plena no sólo está asociada con sentirse menos estresado, está también vinculada a una disminución de los niveles de la hormona del estrés (el cortisol).

La revista Annals of Rheumatic Disease muestra que el entrenamiento en el Mindfulness puede ayudar a reducir el estrés y la fatiga de estas personas.

Referencias: Claudia Juárez

Jaime Burque

http://www.huffingtonpost.com/2013/04/08/mindfulness-meditation-benefits-health_n_3016045.html

http://www.huffingtonpost.com/news/gps-mindfulness-research/

Ader, R., Cohen, N. (1975). Behaviorally conditioned immunosuppression. Psychosom.Med. 37:333.

Andreasen, N.C. (1997). Linking mind and brain in the study of mental illnesses: a project for a scientific psychopathology. Science. 275: 1596-1593.

Armeli, S., Todd, M., Mohr, C. (2005). A daily process approach to individual differences in stress-related alcohol use. Journal of Personality 73(6):1-30.

He creado cursos de mindfulness online gratis, con estos cursos podrás practicar mindfulness y beneficiarte.

Pulsando en la foto o en este enlace, te podrás inscribirte en cada curso gratuitamente.

Cursos Online Gratis Mindfulness

Captura de pantalla 2016-04-01 16.12.26

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.